El único lácteo que pueden consumir los diabéticos con la finalidad de reducir el riesgo de subir o bajar el nivel de glucosa, es el yogurt, gracias a la gran cantidad de bacterias probióticas que se encuentran en él.

Antiguamente se creía que el queso y la leche, también cumplía con este beneficio, pero luego de varios estudios, los científicos probaron que el yogurt, es el único que tiene la capacidad de reducir el riesgo de contraer diabetes tipo 2. Matemáticamente sería: al consumir 28gramos de yogurt, se tiene un 18% de probabilidad de que el individuo tenga el riesgo de padecer esta enfermedad.

Es curioso que las bacterias probióticas, son las encargadas de mejorar el perfil de grasas y del estado antioxidante que presenta cada individuo que tenga diabetes nivel 2, controlando la hipertensión arterial, regulando la glicemia y reduciendo la resistencia ante la insulina, cuyos factores son claves para los diabéticos.

Otro dato importante del yogurt como parte de la comida de un diabético, es que ayuda a que la persona realice una buena digestión, por lo cual, se puede manejar mejor los niveles de azúcar en la sangre, evitando cualquier altibajo que pueda presentar el paciente con diabetes tipo 2, el cual es el más común.

Cabe destacar que el yogurt natural y el descremado son perfectos para implementar en las dietas de los diabéticos, ya que los industriales que vienen con frutas, presentan un porcentaje mayor de azúcar que puede afectar la glicemia, por lo tanto, es importante que se elija un yogurt adecuado para la alimentación del diabético, con la ventaja de que se puede encontrar en cualquier parte del mundo.