La dieta recomendada para cualquier persona diagnosticada con diabetes de tipo 2 es una que es baja en carbohidratos e incluye alimentos que son bajos en el índice glucémico.

Gracias a las propiedades bajas en carbohidratos y calorías de la berenjena, y a un índice glucémico de sólo 15 (de 100 posibles) es un ingrediente ideal para incorporar en sus recetas diarias, con innumerables posibilidades que van desde la baba ganoush turca a la caponata italiana. La berenjena es una verdura sabrosa y que llena, y lo que es más, es una excelente forma de incorporar más fibra a tu dieta, ya que tiene la friolera de 19 gramos de fibra en una berenjena de tamaño medio.

Una dieta rica en berenjena es recomendada por la Asociación de Diabéticos como una solución altamente efectiva tanto en el control como en la prevención de la diabetes de tipo 2, pero ¿cómo puede hacer esto el comer más berenjena?

Los estudios han demostrado que el consumo de berenjenas en realidad obstaculiza la enzima que convierte el almidón en azúcar en la sangre, por lo que se puede decir que es uno de los alimentos más eficaces para prevenir los problemas de la diabetes.

Las berenjenas son ricas en alfa-glucosidasa y en angiotensina, que mejoran la absorción de la glucosa.Aunque están llenas de fibra, las berenjenas tienen un contenido mínimo de carbohidratos solubles.

El alto volumen de antioxidantes que contiene la berenjena ayuda a triturar el azúcar en sangre generado por los radicales libres en el cuerpo.

Otros nutrientes para combatir la diabetes que se encuentran en las berenjenas son la quercetina, el betacaroteno, la genisteína y la curcumina.

La berenjena es un alimento muy bajo en calorías y muy nutritivo que te hace sentirte lleno, evitando así que comas en exceso.