El tomate, toma el puesto número 1 entre los aliados alimenticios de las personas diabéticas; gracias a que es muy bajo en carbohidratos, y al digerirse muy lentamente, no incrementa los niveles de glucosa en la sangre.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 22 Segundos
Los tomates, íntimos aliados de los diabéticos
Los tomates, íntimos aliados de los diabéticos

¿Cuál es el índice glucémico del tomate?

El tomate tiene un índice glucémico de 15; siendo una de las frutas con menor índice glucémico. Al punto de casi considerarse vegetal.

Ventajas

Algunos de los beneficios y nutrientes que aporta el tomate, son la vitamina A, vitamina E, la vitamina C, la K y algunas del complejo B; así como el potasio, calcio, yodo, zinc, magnesio y fósforo.

Colabora con el buen mantenimiento del cerebro, los músculos, y la visión, protegiendo al individuo de la aparición de cataratas, u otras degeneraciones.

Incluso, estudios han descubierto que el consumir tomates hace que exista un menor riesgo de padecer cáncer de próstata.

Disminuye el colesterol, los triglicéridos, y ayuda con la producción de glóbulos rojos, algo muy a favor para quienes batallan contra la anemia.

Y finalmente, está la ventaja de que los podemos consumir de distintas formas en las comidas; ya sea en salsas, crudos, licuados, puré, trocitos o preparados en ensaladas, sopas, jugos,  en cualquiera de sus presentaciones se puede adaptar fácilmente incluso a cualquier comida por su sabor entre dulce y acido.

¿De dónde proviene esta maravillosa fruta?

Su origen a ciencia cierta, aun es desconocido. Pero al parecer tiene sus inicios en América del sur. En los lados de Ecuador, Chile, Perú y México. Para posteriormente llegar a Europa, y ser cultivada allí.

Pero actualmente podemos encontrarlo en cualquier parte del mundo, por lo que esto no será una excusa para no consumirlo. Así que, después de leer todo esto, ¿qué esperas para llevarte algunos a casa?