Primero que nada, la diabetes es una patología descrita por la OMS como “una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce”, en base a eso tenemos tres tipos de diabetes. La primera es la diabetes tipo 1, en la cual el páncreas no produce insulina, esta es una enfermedad autoinmune. Le sigue la diabetes tipo 2, caracterizada por la hipoglucemia; esta se relaciona con el síndrome metabólico. Y finalmente, la diabetes gestacional, de la cual no se habla mucho, y ocurre durante el periodo de embarazo.

Ahora bien, hallar los alimentos adecuados cuando tienes diabetes, puede ser algo complicado, y más si debes tomar en cuenta tu tipo de diabetes para elegirlos. Muchos de los vegetales y hortalizas que se recomiendan a personas diabéticas traen una gran carga de vitaminas y minerales que son fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo de cualquier persona; recordando que es importante no solo consumir alimentos que mantengan en control los niveles de azúcar, sino que también aquellos que disminuyan los riesgos de padecer algunas enfermedades que son acompañadas por la diabetes, un ejemplo de esto son las enfermedades cardiacas, con las cuales hay que tener mucho cuidado. 

Lista de vegetales: 

  • Ajo: Es un vegetal que según las últimas investigaciones protege el corazón de los diabéticos y a su vez favorece a un control adecuado de los niveles de glucosa sanguíneo. En personas con diabetes tipo 2 se descubrió también que reduce las inflamaciones y el colesterol LDL, aparte de ser eficaz en la reducción de la presión arterial. 
  • Berenjena: Nos aporta pocas calorías y muchísimos nutrientes, proteínas, bastante cantidad de agua y  posee mucha fibra que nos hace sentir más saciados. Para la diabetes es bastante beneficiosa ya que es baja en azúcar y evita subidas de glucosa en la sangre, impidiendo también que se forme tejido adiposo que pueda llevar a una resistencia a la insulina. 
  • Brócoli: Es un alimento bajo en calorías y carbohidratos con un valor nutricional elevado; estudios en personas con diabetes han descubierto que el brócoli puede reducir los niveles de insulina. Además, aporta nutrientes como la vitamina C, y el magnesio; también, es una excelente fuente de luteína y zeaxantina, antioxidantes que previenen todo tipo de enfermedades oculares. 
  • Calabazas: Este es también un vegetal buenísimo, compuesto por  diversos antioxidantes, siendo al igual que el brócoli bastante rico en luteína y zeaxantina. En el caso de la calabaza también tuvo, un estudio en el que se arrojó que la calabaza de invierto tiene un efecto de disminución en los niveles de glucosa en la sangre,  esto en personas con diabetes del tipo 2.
  • Cebolla: Disminuye el azúcar en la sangre, protege el corazón y las arterias. También se ha comprobado que estimula la producción de insulina. 
  • Chayota: Posee entre sus componentes la vitamina C, una cantidad reducida de calorías y múltiples antioxidantes, así como fibra, calcio, potasio y diversos aminoácidos. Favorece, a un control de hasta 50% de diabetes, a la vez que mejora la circulación sanguínea, y al ser diurético ayuda a eliminar la retención de líquidos. 
  • Lechuga: Estimula la producción de insulina en diabéticos del tipo 2, gracias en parte a sus propiedades diuréticas. También tiene influencia en la fibra que es aprovechada por el páncreas y el sistema digestivo.
  • Plátano macho: Mejora la flora intestinal, además, en caso de prepararse y enfriarse durante 24 horas favorece a la disminución de la resistencia a la insulina. 
  • Pimentón: Es rico en vitamina C, y bajo en los hidratos de carbono; siendo por esto, y por el disminución del nivel de glucosa en la sangre tras su consumo, ideal para personas diabéticas.
  • Remolacha: Esta es más que nada, una buena alternativa para sustituir las pastas y harinas refinadas. Esta regula la glucosa, y como su sabor es dulce es un diurético natural.

Ahora que ya conoces los beneficios de todos estos fantásticos vegetales, ¿qué esperas para incluirlos en tu dieta?